Entrada destacada

El Gran Capitán y el fin de la Reconquista. El nacimiento de un mito….

´ ´No llores como una mujer , lo que no has sabido defender como hombre´´ De esta forma tan cruel le recrimina Aíxa a su hijo Boa...

sábado, 31 de octubre de 2015

Lutero 31 octubre 1517.Clio-efemerides

Tal día como hoy del año 1517 en Alemania, Martín Lutero clava las 95 tesis en la puerta del Schlosskirche en Wittenberg.

Su publicación creó un enorme revuelo , son la base del protestantismo.Dentro del cristianismo nacieron otras doctrinas basadas en ellas como el luteranismo, el presbiterianismo y el anabaptismo.

Lutero se negó ante el Emperador Carlos V a retractarse de 41 de sus tesis, en la dieta de Worms, lo que ocasionaria la reforma protestante y Europa se veria inmersa en guerras de religion .


Wittenberg: Melchior Lotter d.J., 1522 - Martin Luther



Por amor a la verdad y en el afán de sacarla a luz, se discutirán en Wittenberg las siguientes proposiciones bajo la presidencia del R. P. Martín Lutero, Maestro en Artes y en Sagrada Escritura y Profesor Ordinario de esta última disciplina en esa localidad. Por tal razón, ruega que los que no puedan estar presentes y debatir oralmente con nosotros, lo hagan, aunque ausentes, por escrito. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
1 Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia...”, ha querido decir que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.
2 Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir, de aquella relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los sacerdotes.
3 Sin embargo, el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior; antes bien, una penitencia interna es nula si no obran exteriormente diversas mortificaciones de la carne.
4 En consecuencia, subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir, la verdadera penitencia interior), lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.
5 El papa no quiere ni puede remitir culpa alguna, salvo aquella que él ha impuesto, sea por su arbitrio, sea por conformidad a los cánones.
6 El papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios, o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado. Si éstos fuesen menospreciados, la culpa subsistirá íntegramente.
7 De ningún modo Dios remite la culpa a nadie, sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en todas las cosas al sacerdote, su vicario.
8 Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser impuesto a los moribundos basándose en los cánones.
9 Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad.
10 Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.
11 Esta cizaña, cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio, parece por cierto haber sido sembrada mientras los obispos dormían.
12 Antiguamente las penas canónicas no se imponían después sino antes de la absolución, como prueba de la verdadera contrición.
13 Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las leyes canónicas, quedando de derecho exentos de ellas.
14 Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo, necesariamente, gran miedo; el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas.
15 Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la pena del purgatorio, puesto que están muy cerca del horror de la desesperación.
16 Al parecer, el infierno, el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación, la causa desesperación y la seguridad de la salvación.
17 Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror, aumente la caridad.
18 Y no parece probado, sea por la razón o por las Escrituras, que estas almas estén excluidas del estado de mérito o del crecimiento en la caridad.
19 Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio, al menos en su totalidad, tengan plena certeza de su bienaventuranza ni aún en el caso de que nosotros podamos estar completamente seguros de ello.
20 Por tanto, cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas, no significa simplemente el perdón de todas ellas, sino solamente el de aquellas que él mismo impuso.
21 En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.
22 De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que, según los cánones, ellas debían haber pagado en esta vida.
23 Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas, es seguro que ello solamente puede otorgarse a los más perfectos, es decir, muy pocos.
24 Por esta razón, la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y jactanciosa promesa de la liberación de las penas.
25 El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio, cualquier obispo o cura lo posee en particular sobre su diócesis o parroquia.
26 Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio, no en virtud del poder de las llaves (que no posee), sino por vía de la intercesión.
27 Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.
28 Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, mas la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.
29 ¿Quién sabe, acaso, si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo que, según la leyenda, aconteció con San Severino y San Pascual.
30 Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido la remisión plenaria.
31 Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente, tan raro como el que en verdad adquiere indulgencias; es decir, que el tal es rarísimo.
32 Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias.
33 Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.
34 Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental, las cuales han sido establecidas por los hombres.
35 Predican una doctrina anticristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para los que rescatan almas o confessionalia.
36 Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias.
37 Cualquier cristiano verdadero, sea que esté vivo o muerto, tiene participación en todos lo bienes de Cristo y de la Iglesia; esta participación le ha sido concedida por Dios, aun sin cartas de indulgencias.
38 No obstante, la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en manera alguna, porque, como ya he dicho, constituyen un anuncio de la remisión divina.
39 Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo la prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.
40 La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello.
41 Las indulgencias apostólicas deben predicarse con cautela para que el pueblo no crea equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad.
42 Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa, en manera alguna, que la compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia.
43 Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.
44 Porque la caridad crece por la obra de caridad y el hombre llega a ser mejor; en cambio, no lo es por las indulgencias, sino a lo más, liberado de la pena.
45 Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.
46 Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.
47 Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad y no constituye obligación.
48 Se debe enseñar a los cristianos que, al otorgar indulgencias, el Papa tanto más necesita cuanto desea una oración ferviente por su persona, antes que dinero en efectivo.
49 Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su confianza, pero muy nocivas si, a causa de ellas, pierden el temor de Dios.
50 Debe enseñarse a los cristianos que si el papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.
51 Debe enseñarse a los cristianos que el papa estaría dispuesto, como es su deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, si fuera menester.
52 Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda.
53 Son enemigos de Cristo y del papa los que, para predicar indulgencias, ordenan suspender por completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias.
54 Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella.
55 Ha de ser la intención del papa que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con una campana, una procesión y una ceremonia, el evangelio (que es lo más importante)deba predicarse con cien campanas, cien procesiones y cien ceremonias.
56 Los tesoros de la iglesia, de donde el papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios.
57 Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los pregoneros no los derrochan, sino más bien los atesoran.
58 Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos, porque éstos siempre obran, sin la intervención del papa, la gracia del hombre interior y la cruz, la muerte y el infierno del hombre exterior.
59 San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.
60 No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.
61 Esta claro, pues, que para la remisión de las penas y de los casos reservados, basta con la sola potestad del papa.
62 El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.
63 Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros.
64 En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.
65 Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.
66 Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.
67 Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.
68 No obstante, son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la cruz.
69 Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las indulgencias apostólicas.
70 Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos, para que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha encomendado.
71 Quien habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito.
72 Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.
73 Así como el papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo con cualquier artimaña de venta, en perjuicio de las indulgencias.
74 Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias, intrigan en perjuicio de la caridad y la verdad.
75 Es un disparate pensar que las indulgencias del papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.
76 Decimos por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en concierne a la culpa.
77 Afirmar que si San Pedro fuese papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el papa.
78 Sostenemos, por el contrario, que el actual papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1ª de Corintios 1
79 Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.
80 Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.
81 Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.
82 Por ejemplo: ¿Por qué el papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?
83 Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?
84 Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y por qué no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?
85 Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?
86 Del mismo modo: ¿Por qué el papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?
87 Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?
88 Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?
89 Dado que el papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?
90 Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la iglesia y al papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.
91 Por tanto, si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del papa, todas esas objeciones se resolverían con facilidad o más bien no existirían.
92 Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: "Paz, paz"; y no hay paz.
93 Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: "Cruz, cruz" y no hay cruz.
94 Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.
95 Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.
Wittenberg, 31 de octubre de 1517.

viernes, 30 de octubre de 2015

Arqueología subacuática, noticia .


Foto: V. Mentogianis 


Una noticia espectacular sobre el patrimonio arqueológico subacuático , en este caso en el Mar Egeo , Grecia.
22 barcos hundidos han sido localizados cuya cronología se comprende entre el año 700 AC y el siglo XVI .
Esta noticia nos viene de la mano de National Geographic , abajo os pongo el enlace para que podáis ver las espectaculares fotos de algún material arqueológico y de los arqueólogos subacuáticos trabajando.

El emplazamiento subacuático, situado en el archipiélago de Fourni, podría convertirse en «la capital mundial de barcos naufragados antiguos»
Una expedición arqueológica greco-norteamericana ha localizado los restos de 22 barcos naufragados, del 700 a.C. al siglo XVI, en el archipiélago de Fourni, situado entre las islas de Icaria y de Samos, junto a la costa oeste de Turquía, según informan los responsables del proyecto, una colaboración entre el Eforato de Antigüedades Subacuáticas de Grecia y la Fundación Náutica RPM. "Preveíamos una temporada exitosa, pero nadie estaba preparado para esto. Los pecios se encontraban, literalmente, por todas partes", explica George Koutsouflakis, el director griego de la primera expedición de arqueología subacuática en el archipiélago de Fourni. El emplazamiento subacuático, que sólo ocupa unos 44 kilómetros cuadrados, podría convertirse en "la capital mundial de barcos naufragados antiguos", según el comunicado.
Las naves han sido halladas en el transcurso de trece días en algún lugar indeterminado de Fourni. El archipiélago se localiza en medio de dos rutas antiguas del mar Egeo oriental: una que va de este a oeste y otra de norte a sur, esta última conectando el Egeo con el Levante mediterráneo, en Oriente Próximo. Los pecios han sido fechados entre la Época Arcaica (700-480 a.C.) y finales de la Edad Media (siglo XVI). Varios de ellos datan de la Época Clásica (480-323 a.C.) y de la Época Helenística (323-31 a.C.), pero más de la mitad se remontan al Bajo Imperio romano (300-600 d.C.). "El volumen de barcos hundidos en Fourni, una isla sin grandes ciudades ni puertos, habla sobre su importancia en la navegación y los peligros que entrañaba el Egeo oriental", expresa Peter Campbell, codirector del proyecto, de la Universidad de Southampton.
El cargamento que transportaban las naves ofrece información valiosa sobre las rutas marítimas antiguas. "No sólo resulta asombroso el número de pecios, sino también la variedad de sus mercancías, algunas de las cuales se han hallado por primera vez", revela Koutsouflakis en relación a las ánforas u otros recipientes, completamente inéditos en tres de los pecios. Se han recuperado ánforas de Samos de la Época Arcaica; ánforas de Sinope del Bajo Imperio romano, con forma de zanahoria; y grandes ánforas del mar Negro, fechadas en el siglo II d.C., para almacenar salsa de pescado. Los arqueólogos han mapeado el yacimiento con fotogrametría, para obtener imágenes en 3D, y han rescatado algunos de los objetos más representativos de cada barco, que serán analizados y exhibidos en museos. Las exploraciones subacuáticas continuarán el año que viene.
Fuente : National Geographic

miércoles, 28 de octubre de 2015

Clio - efemérides .28 octubre.

En la batalla del Puente Milvio, los  ejércitos de Constantino I el Grande derrotan a Majencio en la lucha por el poder Imperio romano. Se convierte al cristianismo,
Año 312.
Arco de Constantino Roma.

lunes, 26 de octubre de 2015

Clio-efemérides 26 octubre



26 de octubre de 1520 : El rey Carlos I de España llamado el "Cesar "es nombrado Emperador Electo del Sacro Imperio Romano Germánico.

viernes, 23 de octubre de 2015

Búsqueda tesoro de Alarico.

Comienzan los trabajos para buscar el tesoro de Alarico, «el más grande de la historia de la humanidad Interesante noticia desde el periódico ABC, sobre la posible búsqueda del tesoro de Alarico.Quizás el mas grande de la historia.


El alcalde de Conseza, donde está enterrado el rey de los visigodos, afirma que podría tratarse de más grande tesoro de la historia de la humanidad, con un valor estimado de 275.000 millones de euros

El tesoro de Alarico, rey de los visigodos, se busca desde hace 1600 años, creándose una leyenda que ha fascinado a historiadores y astrólogos, poetas y aficionados a la arqueología, nazis y judíos. Pero es ahora cuando con medios científicos se buscará en Cosenza, en la región de Calabria, al sur de Italia, el tesoro del rey Alarico, quien tras un largo asedio entró en Roma en la noche del 23 de agosto en el 410 d.C.Después de tres días de saqueo, Alarico se hizo con el más grande tesoro de la historia de la humanidad, teniendo en cuenta que Roma, Caput mundi en la época, poseía el fruto de ocho siglos de invasiones y conquistas. Entre las inmensas riquezas había una parte del tesoro de Jerusalén, destruida en el 70 d.C por Tito Flavio Vespasiano, que lo transportó a Roma. Entre otras joyas de incalculable valor estaría la famosa Menorah, el candelabro de siete brazos símbolo de la religión hebrea, con 70 kilos de oro y plata. El saqueo de Roma fue considerado por algunos, caso de San Agustín, como un castigo de Dios a los paganos del imperio romano.

Tesoro de valor incalculable

El historiador romano Jordanes escribió, en su libro «El origen y actos de los godos», que Alarico falleció en el mismo año de su victoria en Roma y fue sepultado, junto a los tesoros saqueados, en una tumba cerca de la confluencia de los ríos Busento y Cratis, en Cosenza. Jordanes cuenta que Alarico fue enterrado con su caballo y con 25 toneladas de oro y 150 de plata, además de otras riquezas, en gran medida fruto del saqueo de Roma. Para realizar esta operación fueron escogidos prisioneros que desviaron temporalmente el curso del río, excavando una gran tumba, con las dimensiones de una basílica. 
«En las profundidades del foso enterraron a Alarico con sus muchos tesoros, luego canalizaron nuevamente las aguas del río y se mataron a los prisioneros para que nadie conociera el lugar exacto de la tumba», escribió Jordanes. Se estima que el valor de este tesoro sería hoy de unos 275.000 millones de euros, el equivalente al 15-20 % del Producto Interno Italiano (PIB). Además, su importancia cultural «sería incalculable, porque representaría las raíces de la civilización occidental», afirma el investigador Francesco Sisci, coordinador del proyecto.

La obsesión de Hitler 

Desde hace siglos se busca la tumba del rey de los godos. Incluso Hitler se obsesionó con ese tesoro. Mientras bombardeaba Guernica, encontró tiempo para mandar a Cosenza, en 1937, a Heinrich Himmler, jefe de la policía alemana, para iniciar la búsqueda, aunque volvió con las manos vacías. Incluso Goebbels llegó a considerar el «tesoro de los godos» como uno de los irrenunciables símbolos del Reich. El rey visigodo se convirtió en una idea tan obsesiva para los nazis que bautizaron como «operación Alarico» la invasión militar de Italia. 
La leyenda de Alarico ha sobrevivido hasta nuestros días, más allá de las fronteras italianas. Uno de los últimos cazadores en llegar el pasado año a Cosenza, en plan Indiana Jones, fue el politólogo Edward Lutwak, consejero militar y amigo de los Bush, declarando para sorpresa de muchos: “Ha llegado la hora de buscar de forma seria el tesoro. Hay que pasar del mito Alarico a su auténtica historia. Si Italia garantizara un buen porcentaje a quien encuentra un tesoro, como sucede en todo el mundo, habría venido aquí hace ya treinta años. Y Calabria estaría llena de gente con drones y detectores de metal”.

«Una herencia de interés mundial»

Ahora, el alcalde y presidente de la provincia de Cosenza, el arquitecto Mario Occhiuto, de centroderecha, acaba de presentar en la Cámara de Diputados en Roma el plan de las investigaciones para buscar con la más moderna tecnología el tesoro de Alarico. «Troya fue una leyenda hasta que se descubrió en 1870. Y Pompeya fue descubierta casualmente en el siglo XVIII. Nosotros también estamos determinados a seguir en esta investigación, porque podría tratarse de más grande tesoro de la historia de la humanidad. Sería parte de una herencia de interés mundial», ha manifestado el alcalde Occhiuto. 
Científicos italianos han identificado cinco lugares donde se cree que puede estar la tumba. «Además de las indagaciones históricas, habrá un análisis geofísico del terreno, con microondas y sondeos geomagnéticos. Tras la obtención de los primeros datos, en una zona de poco más de una hectárea, hay elementos que nos animan a seguir adelante», afirma el geólogo Giuseppe Rota.
La oposición socialista en el ayuntamiento de Cosenza es contraria a gastar dinero en esta investigación, porque la ciudad debería tener otras prioridades, como escuela, sanidad y familias pobres. Además, rechazan que se ligue el nombre de la ciudad a un sanguinario invasor. El alcalde se defiende así ante esas críticas: «Existen hoy tecnologías que nos permiten efectuar investigaciones con gastos irrisorios. Tenemos un óptimo plan. Otras ciudades han hecho su fortuna sobre leyendas mucho más superficiales: La Sirenita de Copenhague, el monstruo del lago Ness y el balcón de Romeo y Julieta de Verona». Parece claro que al alcalde le gustaría que para Cosenza fuera también un negocio el mito de Alarico.

Fuente Periodico ABC.

lunes, 19 de octubre de 2015

EL NAUFRAGIO DE LA HERRADURA OCTUBRE DE 1562.


Tal día como hoy 19 de octubre ,de 1562 ocurrió uno de los desastres más grandes de la armada española , y que tuvo como consecuencia el naufragio en el que perecieron unas 5000 almas .
 Quiero recordarlo aquí en A través de Clio, junto a Javier Noriega Hernández.

No hay hombre que aquello cuente/Que de lástima no llore/Y luego tras desta corre/La Capitana de Nápoles,no con gana/Sino harto con despecho/Que los lleva/para adentro y los anega/sin poder dalles remedio.

Poema de Fernando Moyano. Soldado de los tercios de Flandes Superviviente del naufragio. Por suerte iba en una de las tres galeras que se salvaron.

Hay que remontarse a unos pocos años antes del desafortunado naufragio de la Herradura para comprender su importancia. Para vislumbrar el obrar de Felipe II. ¿ por que lo mantuvo en secreto?

Está claro, Felipe II, el Rey prudente, así lo llaman, era consciente de la situación tras las noticias del naufragio. Su rostro debió de tornarse desvaído, incrédulo, afligido…

Casi la totalidad de la flota de guerra de la Monarquia Hispánica, acababa de ser destrozada. Pero no por sus enemigos los turcos o los  franceses y muchos otros , sino por los temporales. Los mismos que azotaron casi tres décadas después a la Armada Invencible. Muchos de vosotros habréis escuchado esta frase atribuida a Felipe II, sobre la Armada Invencible;


Yo envié mis naves a luchar contra los hombres, no contra las tempestades.”





Las tempestades aquí también jugaron una mala pasada a la flota de la Monarquía Hispánica. El temporal debió  de ser terrible, pues hizo mella en poblaciones y comarcas tan distantes como la costa donde se encuentra La Herradura y el Marquesado del Zenete, una en el sur de la provincia de Granada y otra en el norte. Así le informaba el alguacil de la villa de Ferreira al conde Tendilla , capitán general del Reino de Granada.


” La tempestad de ayre e desventura o caso fortuito que hubo en este reyno de Granada en el mar y en la tierra en el mes de otubre próximo pasado de el año de mil y quinientos y sesenta y dos quando se perdieron las galeras y armada de España y es ansi que aunque en todas partes déste reyno la dicha tempestad o caso fortuyto fue gravisimo, mayor y señaladamente lo fue con el dicho marquesado del Cenete porque alliende de las casas y otros muchos arboles que derribo el ayre señaladamente derribo las dos tercias partes de todos los morales y castaños de el dicho marquesado”

Informe de Gerónimo el Maleb, alguacil y vecino de la villa de Ferreira, al conde de Tendilla, capitán general del reino de Granada.











El desafortunado naufragio caló tan hondo en las mentes de los contemporáneos que incluso Miguel de Cervantes, lo refiere en el Quijote:
“Convidó un hidalgo de mi pueblo, muy rico y principal, porque venía de los Álamos de Medina del Campo, que casó con doña Mencía de Quiñones, que fue hija de don Alonso de Marañón, caballero del hábito de Santiago, que se ahogó en la Herradura, por quien hubo aquella pendencia años ha en nuestro lugar, que, a lo que entiendo, mi señor don Quijote se halló en ella, de donde salió herido Tomasillo el Travieso, el hijo de Balbastro el herrero”.  


Capítulo XXI del Quijote.Miguel de Cervantes Saavedra.












La flota de Juan de Mendoza al servicio del rey, Felipe II estaba destinada a limpiar las costas  de corsarios y trasladarse donde fuera necesario del mare nostrum, para la defensa de los intereses de España en aquellos lugares tan distantes.En el Mediterráneo el principal enemigo de la Monarquía Hispánica era el Imperio Otomano, los turcos avanzaban de forma que iban tomando posiciones estratégicas en las costas mediterráneas, para así poder contralor el comercio marítimo de la zona y expandir su influencia.Por tanto el turco era un grave peligro para la hegemonía hispánica en el Mediterráneo.
 Pialí había devastado en 1558 Menorca y junto con el corsario Dragut atacaba frecuentemente las costas del Levante Español.En años sucesivos vendría la invasión de Chipre, la conquista de Bugía, el sitio de Malta (1565) y el ultimátum a Venecia. Habiendo los turcos renovado su alianza con los piratas berberiscos del norte de África y pode r así hostigar y boicotear el comercio por el  Mediterráneo occidental.


El señor de Leiva   repetía cada año su campaña contra la piratería. “Limpiar las islas”, atender a la costa de Valencia y el Mediterráneo Oriental, donde se hablaba de un conato de sublevación de los moriscos que iba a contar con el apoyo de una escuadra de Argel. Dos años antes del desafortunado naufragio en la Herradura ,se produjo la batalla de Gelves cerca de Túnez donde los turcos derrotaron a los cristianos,  la cual perdió la mitad de sus galeras, la mayoría españolas. La preocupación por la inseguridad de las costas mediterráneas después de Gelves quedó ya reflejada en las cortes de Toledo:
“todo esto ha cesado, porque andan tan señores de la mar los dichos turcos y moros corsarios…”que no pasa navío de Levante a Poniente ni de Poniente a Levante que no caiga en sus manos; y son tan grandes las presas que han hecho de cristianos cautivos, haciendas y mercancías, que es sin comparación la riqueza que los dichos turcos y moros han habido”


























Así las cosas  Felipe II ordena en julio de 1560 a Don Álvaro de Madrigal virrey de Cerdeña preparar Armada. Se daba orden para que en Barcelona se construyeran galeras que reemplazaran a las perdidas,tras Gelves , trayendo madera de Flandes y remos de Nápoles para tal fin.Construidas las galeras de guerra para la toma de Orán y Mazalquivir que eran las plazas estratégicas de los turcos, Juan de Mendoza se dirige con esta flota hacia Málaga , puerto de galeras.


 A la espera de un viento favorable de terral que los llevara rápidamente al norte de África. Pero la mar estaba revuelta. Corría el otoño de 1562 y Mendoza decide abandonar la base de  Málaga con sus 28 galeras.No podía imaginar lo que les deparaba el destino. EL puerto estaba muy expuesto al oleaje que levanta el viento del Este, y dada la cantidad de naves puso rumbo a una bahía abierta para poder desplegar cómodamente tal agrupación de naves. Para tal fin, toma la decisión de dirigirse a la bahía de La Herradura, ensenada natural con los brazos de Cerro Gordo a poniente, y la Punta de la Mona a levante; muy conocida en la época como refugio por los navegantes y los corsarios de Argel y Tánger.

Nada más salir de Málaga una de las galeras, “Caballo de Nápoles”embistió a la Soberana de España, que tuvo que ser remolcada, empezaban los problemas, había que llegar a toda costa a la Herradura, donde creían que estarían a salvo de este poderoso viento que parecía salir de la boca del mismísimo diablo.
Fue una noche muy dura , una noche donde la chusma  ´´delincuentes condenados a remar en galeras´´ sin descanso hasta llegar a la tan ansiada Herradura, tal había sido su esfuerzo que los galeotes pedían su salvamento , así lo dictaban las normas del momento.

Serían aproximadamente las diez del día siguiente, 19 de Octubre, cuando las naves comenzaron a situarse a levante de la bahía (punta de la Mona). En una hora se dispusieron las galeras desde dicha punta hacia tierra; en primer lugar, la Soberana seguida de la Mendoza y San Juan, a continuación todas las demás.

Parecía que el peligro había pasado, pero tan solo media hora de estar ancladas las galeras, el viento empiezo de nuevo: “al sureste con un poco de mar” , “… y la Capitana batio la tienda y començo a ir a levante y… a esta hora salto el viento a sudueste y sur sudueste y alli se afirmo y alço gran mar y soltaron las levas de dos fragatas que tenia a popa la Capitana y dieron en la playa a través…”. 

El temporal con viento suroeste vino con tal fuerza que ni les dio tiempo a trasladarse al otro lado de la bahía, hacia cerro Gordo,habían partido de Málaga, buscando refugio del viento  Levante, pero el viento cambio de sudoeste quedando las galeras desprotegidas, crecida la mar y abatidas las naves que moviendo de un lado para otro fueron arrojadas contra los riscos. Se intentó sujetarlas con doble hierro, habiendo esta maniobra provocado murmuración entre la tripulación ya que no se solía hacer en estos casos.




Mendoza mandó soltar los galeotes y dio voces a las demás galeras, que hicieran lo mismo. La galera Capitana de Nápoles levó anclas pero con tan mala fortuna que fue a dar en las rocas y arrastrada por el mar hasta la playa encalló. El timón de la galera Santangel saltó y fue arrastrada por las olas hasta la playa. La Patrona y Caballo de Nápoles dieron la vuelta sobre sí mismas, e inmediatamente todas las galeras comenzaron a chocar unas con otras, destrozándose o hundiéndose. Los supervivientes se tiraban al mar pero la resaca, maderos y toda clase de objetos flotantes acababan con sus vidas. La Bárbola chocó con un peñón, y el árbol quebró, fue arrastrada hasta la playa quedando depositada en ella sin daños considerables, todos sus tripulantes se salvaron. Mendoza fue golpeado y arrastrado al mar por el árbol de La Capitana de España, navío que mandaba, pereciendo ahogado. La Bárbara chocó con un peñón. La Brava, la Estrella Renegada y Esperanza se perdieron. Los niños también cayeron al agua corriendo la misma suerte que Don Juan, un soldado que intentó salvarlos también murió ahogado. En ella también iba Don Francisco de Mendoza hijo del Marqués de Mondéjar.La lucha por la supervivencia contra el mar enfurecido y el viento fue inútil  llevándose consigo a veinticinco galeras y 5000 almas. Tres horas de tragedia bastaron para acabar con la escuadra española.
La Capitana de España fue embestida por las olas hasta atravesarse y hundirse entre las 12 y la una del día, salvándose cuatro o cinco personas de un total de más de cuatrocientasA la una del día se acabaron de perder todas  las galeras. Fue un desastre. De las veintiocho galeras, veinticinco habían quedado en el  fondo del mar en La Herradura. Las tres galeras restantes, Mendoza, Soberana y San Juan, escaparon por la posición que ocupaban en la bahía, próxima a la Punta de la Mona, pudieron levar anclas y dar la vuelta, refugiándose entre dicha punta por la cara de poniente y el Peñón de las Caballas, lugar conocido por los Berengueles.
Unas 5000 almas perecieron. Los remeros, más acostumbrados al ejercicio físico y al no llevar impedimenta alguna, traje de campaña, armas, corazas, etc., salían a nado; llama la atención el número elevado de estos que consiguió salvarse: 1740. Esto significa que estaban cerca de la costa.
Cuentan las crónicas que durante muchos días el mar no dejó de arrojar cadáveres a las playas, siendo recogidos y enterrados por los vecinos de La Herradura y Almuñécar. Estos hechos se guardaron en la memoria colectiva, y dieron lugar a que Miguel de Cervantes, hiciera referencia a ellos en la segunda parte del Quijote publicada 53 años más tarde.
El naufragio de la flota tuvo bastante repercusión en los dominios de Felipe II, que convocó cortes en Madrid para buscar solución a la pérdida de las galeras a cargo de Don Juan de Mendoza, construir nuevas y defender las fronteras y costas de África, ya que la coyuntura era favorable a los turcos por las bajas que el temporal ocasionó en la Herradura, estando el monarca español muy preocupado por la situación del Mediterráneo, así se desprende de la proposición leída el 25 de febrero de 1563 “que habiendo sucedido la pérdida de los Gelbes y quedando las fuerzas del mar enflaquecidas y los infieles con soberbia e insolencia se habían hecho grandes costos y había que contenerlos …mucho más necesario y forzoso después de caso sucedido en la Herradura”, así como de la amplia correspondencia del monarca con los Virreyes de Sicilia, Cerdeña y Nápoles.

Todo un museo arqueológico subacuático por descubrir como nos lo cuenta Javier Noriega Hernández de la empresa Nerea arqueologia.


http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2015/04/26/museo-sumergido-felipe-ii/761422.html










En este    enlace http://www.tiempo.com/ram/31061/meteorologia-en-el-naufragio-de-la-flota-espanola-de-galeras-en-la-herradura-almunecar-en-1562/ José María Sánchez-Laulhé y María del Carmen Sánchez de Cos, nos muestran un estudio de como fue el temporal que azotó al reino de Granada en aquellos días ,  y que desafortunadamente la mar engulló a las 25 galeras de la flota de Juan de Mendoza destinada a limpiar las costas de piratas.


El relato y la posición de la borrasca

El ciclón habría pasado desde el Atlántico al Mediterráneo por el Estrecho de Gibraltar, causando el viento de levante en Málaga de los días 17 y 18, y luego se habría adentrado al interior de la Península. En la FIG. 5 se muestra unos mapas de presión esquemáticos con las posiciones del ciclón propuesto causante del naufragio adaptadas a los distintos episodios señalados en el relato.
 Mapas de presión a nivel del mar y el viento en las distintas partes del relato









 Posiciones de la Flota respecto al ciclón en las cinco etapas a-e comentadas en el texto, que corresponden a las presentadas en la FIG 5.


Bibliografia.

-Calero Palacios María del Carmen, 1990: “Aportación documental en torno al naufragio de la Armada Española en La Herradura (Almuñécar)”. Ayuntamiento de Almuñecar.


-La Armada española desde la unión de los Reinos de Castilla y Aragón . Cesáreo Fernández Duro."Naufragio en la Herradura .Capitulo tercero tomo II .