Entrada destacada

El Gran Capitán y el fin de la Reconquista. El nacimiento de un mito….

´ ´No llores como una mujer , lo que no has sabido defender como hombre´´ De esta forma tan cruel le recrimina Aíxa a su hijo Boa...

jueves, 11 de junio de 2015

LA ARMADA DEL GRAN CAPITAN.LA AMENAZA TURCA.

LA ARMADA DEL GRAN CAPITAN.La amenaza turca.Asedio a Cefalonia.





Confiando de vos Gonzalo Fernandez de Córdoba, nuestro capitán e del nuestro Consejo, que soys la persona que guardareys nuestro servicio e bien e fiel e diligentemente fareys lo que por nos fuere mandado, e administrareys el dicho cargo e vsareys del , por esta nuestra carta vos nombramos e diputamos e ponemos e elegimos por nuestro Capitán general de la dicha nuestra armada e de la dicha gente de cavallo e de pie......





La Toma de Constantinopla en manos turcas, en Mayo de 1453, sería definida  por algunos historiadores como el fin de la Edad  Media en Europa y el comienzo de la modernidad. Su caída en manos otomanas, no solo fue la destrucción de un Estado, sino la de una idea, Roma. Con su fin se terminaron mil años del Imperio Romano de Oriente. Occidente quedó conmocionado ante tales acontecimientos. No se lo esperaban. Las cadenas  que unían  a Bizancio con sus orígenes en la civilización mediterránea clásica, se rompieron. Los herederos directos de Roma sucumbieron ante el imparable avance del Imperio Otomano.

Atribuido a Philippe de Mazerolles - Bibliothèque nationale de France Manuscript Français.


Atribuido a Philippe de Mazerolles 




Constantinopla.



Ahora Gonzalo tiene que marchar a Grecia, al Mar Jónico,a Cefalonia,  en manos turcas.Tras la primera guerra de Nápoles contra los franceses, Gonzalo vuelve a Granada, donde sofoca una rebelión morisca en las Alpujarras, aquí las crónicas no se ponen de acuerdo si fue Gonzalo u otros de la alta nobleza, los que actuaron contra la rebelión.

Pero antes de dirigir su armada hacia el Peloponeso, para reunirse con la flota aliada, Gonzalo repara algunas fortalezas en Sicilia y Calabria, mal gestionadas por sus responsables. Está asegurando su retaguardia, no se fía del turco y de su poder naval, prefiere ser precavido. Seguro.

Si por su trayectoria militar tras sus hazañas en la Guerra de Granada y en la primera guerra de Nápoles contra Carlos VIII, el Gran Capitán ya había alcanzado un alto prestigio, no había llegado todavía a la cima.

Era en el asedio a la isla de Cefalonia donde alcanzaría el máximo respeto y reconocimiento. Pongámonos en antecedentes.
Desde mediados del  Siglo XV el Turco había ido tomando posición y dominio a lo largo del Mediterráneo, había llegado incluso a filtrarse en las posiciones venecianas en Grecia. El control del comercio mediterráneo estaba en juego, la partida estaba a punto de comenzar. Quien primero movió ficha , fue la República de Venecia, que parece que exageró los hechos. Le convenía está claro, estaba en juego su dominio sobre el comercio marítimo y se sacó la causa de Fe  de la chistera y poder así pedir ayuda en defensa de la religión cristiana, convirtiendo el problema en una ´´cruzada contra el infiel



Boyaceto II adopta una política expansionista en el Adriático, chocando su interés con los de la República Veneciana. Los turcos avanzan  inexorablemente, desean  ser los amos y señores del mare nostrum.


Tras la ocupación por  los otomanos de esta  estratégica isla situada en el mar Jónico, en posesión veneciana hasta ese momento, el Dux, máximo Magistrado de la República de Venecia pide ayuda a sus socios de la Santa Liga, formada por España, Roma, Génova y Nápoles incluso Francia. Propone a Gonzalo Fernandez de Cordoba como líder para tal empresa, normal, sus hazañas ya eran conocidas, y quien mejor que él para pararle los pies al turco.




Palacio Ducal de Venecia, residencia del dux.

La Santa Liga organizó una armada para recuperar el enclave. Siendo Gonzalo de Córdoba elegido general en jefe de la misma. La expedición, desarrollada entre junio de 1500 y enero de 1501, estaba compuesta por 4 carracas y 35 naos de carga, en las que se embarcaron un total de 4.000 peones, 3.000 hombres de armas y 300 jinetesEn este punto las fuentes no se ponen de acuerdo sobre la cantidad de barcos y hombres que partieron. La dicha armada  no solo era enviada como una cruzada contra el Islam, sino que en sus entrañas transportaba los planes de los Reyes Católicos, cuyas posesiones en Calabria debían ser protegidas frente al avance de los Otomanos. La preocupación de los Reyes Católicos era notoria, sus intereses también estaban comprometidos por el avance del Gran Turco, por tanto tenían que mover ficha, su acción yo la califico como ´´Guerra Preventiva´´.





BOYACETO II

´´Gonzalo Fernandez de Córdova  nuestro capitán y de nuestro conseio.Todas las cosas que son necesarias para la armada están ya prestas; que para embarcarlas no esperan sino a vos y a la gente que a de yr; y porque la dicha armada nos haze gran costa y cumple a nuestro servicio que no se detenga , embiamos mandar a Sotomayor que, haviendo fecho ahí alarde la dicha gente que ha de yr con vos, la embie luego a Xerez de la Frontera camino derecho donde como sabeys se ha de embarcar......´´

Carta de los Reyes a Gonzalo , Enero de 1500.


´´Avemos mandado fazer  cierta armada para enbiar al nuestro Reyno de Sicilia y de alli a otras partes donde fuera menester...a la que se unen, trezientos ombres darmas , y trezientos ginetes de nuestras guardas y quatro mil peones.´´


La armada sale de Málaga bajo el mando de Gonzalo, quien es nombrado Capitán general de mar y tierra. A la salida de su periplo le acompaña el buen tiempo, que va cambiando y hace que se vean obligados a realizar escalas en Mallorca y Cerdeña,  les escaseó el agua y los alimentos, causando la falta de agua la muerte de algunos hombres y caballos.

Para Gonzalo debió de ser todo un reto, había pasado de dirigir acciones bélicas terrestres a ser nombrado nada más y nada menos que Capitán general de mar y tierra, ahora se le daba poder absoluto para dirigir la armada que tendría que parar el avance turco. El Papa había dado su visto bueno para su nombramiento, y había sido propuesto por el Dux de la República de Venecia para dirigir la coalición de la Santa Liga, ya no había duda, nuestro héroe estaba en la cima, tenia el reconocimiento y el respeto que se merecía .

¿ Seria capaz de responder como todos esperaban de él?

La suerte estaba echada, ya no había marcha atrás, solo Gonzalo Fernandez de Córdoba podía detener al Gran Turco, en él depositaron los Reyes Católicos sus esperanzas, en su armada no solo viajaban soldados ,vestías o artillería , sino que en sus entrañas también navegaban los proyectos de los monarcas, de los que el Gran Capitán, era su artífice.


VISTA DE UNA CARRACA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XVI




Después de las escalas , la armada del Gran Capitán llega a Mesina, a la que se unen soldados españoles que por allí había de la anterior expedición en tierras italianas. Hacia él van confluyendo los acontecimientos. Varias naves vizcaínas también se le unen, entre las que se  encontraba la de Pedro Navarro, que participa activamente en el asedio y que se convertiría en hombre de confianza de Gonzalo. 

De Mesina parte en Septiembre con su armada, llegando a Corfú en Octubre, a tiempo , pues Candia se hallaba en extremo de sucumbir. De Corfú sale la armada del Gran Capitán ordenada y junta .En Zante llega la flota veneciana con su general Benedetto Pesaro. Allí en Zante se reúnen las flotas de la santa Liga. Su misión. El asedio a Cefalonia, recuperar la isla para la cristiandad y parar el avance turco. 


Batalla de Lepanto.


Setenta y un años después,  el siete de octubre de 1571, muy cerca de este mismo lugar, en Lepanto, se verían las caras una vez más , los otomanos  y una armada cristiana , la Liga Santa, liderada por  la España de Felipe II el ´´Señor del mundo´´.

Definida por Miguel de Cervantes, quien participó en ella como:"la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros"


 Miguel de Cervantes y Saavedra .


 Ya la contaremos, ahora volvamos al 1500.

A la armada aliada se le unen también dos carracas con 800 franceses. Aunque estos querían cobrar por adelantado, y al no poder ser, se retiraron de la misma forma que habían llegado.


Tras reuniones entre Gonzalo y Benedetto  general de la flota veneciana, estos acuerdan atacar la isla de Cefalonia, la cual poseía buen puerto, dominado y defendido muy bien por los turcos desde el castillo de San Jorge, desde el cual abrían fuego contra la flota aliada. Casi medio año habían estado los venecianos el año anterior, intentando tomarlo por la fuerza, sin éxito. Tenian los dioses esta aventura guardada para nuestro héroe.

Las escuadras aliadas toman el fondeadero en Noviembre, procediendo con gran celeridad al desembarco de las huestes y de la artillería de batir. Los turcos defendían con valentía sus posiciones, con toda clase de armas y todos los recursos válidos en una guerra de la época. No fue fácil , pero poco a poco los aliados bajo el mando de Fernandez de Cordoba  iban tomando metro a metro las posiciones enemigas. Una vez desembarcados los ejércitos aliados , Pedro Navarro ejerce sus prácticas sobre las rocas que sirven como  muro al castillo de San Jorge, abriendo las brechas por donde entrarían las huestes cristianas. El asedio duró casi  dos meses, los turcos se resistían con uñas y dientes. Gonzalo utilizó sus ideas practicadas  en el asedio de Ostia, abrir tres frentes, engañar al enemigo  y asaltar definitivamente por el tercer frente. Tomaron por fin las calles y casas de la ciudad, hasta que ya eran pocos los valerosos turcos que la defendían, según los coetáneos unos ochenta.


Una vez recuperada la plaza, parte el Gran Capitán con su armada desde la Cefalonia, el diecisiete de enero de 1501. No lo pudo hacer antes por las grandes tormentas del momento, dividiendo  la armada en dos, una arribó en Rijoles y la otra con el Gran Capitán, a Siracusa, sin daño alguno. Aquí se reunió con la otra parte de la armada que llevaba Don Diego de Mendoza, y otras naos. Sufrió la  escasez de víveres produciendo el hambre , llegaron incluso a comer solo habas secas y trigo cocido durante más de un mes, además del frío, con los resultados de enfermar en más de seiscientos. Por ello se produjeron motines constantes, influyendo esto en la disciplina.


Gonzalo consciente de los hechos , ya lo había previsto y desde  Mesina,  vino una nave con bizcocho ´´El bizcocho de mar era conocido como galleta, se la cocía varias veces para darle la dureza y sequedad necesarias para su almacenamiento durante largas temporadas, no era raro comerlas dos años después de su cocción.



Estrecho de Mesina.
´´Repartiéndolo entre toda la armada, aliviando así la hambruna que estaban sufriendo.

 ´´pero fue tal, que como ponzoña obró de golpe, de tal suerte, que enfermaron más de seiscientos: y en cinco días murieron más de treinta: y si no fuera, porque la armada tomó presto tierra, pereciera la mayor parte de la gente,´´



Galera de DON JUAN DE AUSTRIA.Replica Museo Marítimo de Barcelona.


El panorama tendría que ser horrible, si ya sufrieron penurias tras la primera ruta desde Málaga hasta el Peloponeso, por falta de agua, antes de llegar a Sicilia,  ahora después del asedio a Cefalonia, fue el hambre, el mal tiempo, el cansancio y las heridas de guerra, las que perturbaban las almas de los vencedores de Cefalonia. Tuvo que ser todo un reto mantener a la tropa a raya, con tales circunstancias. Si en las naves la situación estaba complicada, no era menos en tierra. En Mesina la pestilencia hacia de las suyas, no quería Gonzalo que los suyos bajaran, de los barcos, so pena de contagiarse,y de contagiar a la otra parte de la isla que estaba sana, ya habían muerto algunos en el corazón de la armada debido a las enfermedades






Galera de DON JUAN DE AUSTRIA.Replica Museo Marítimo de Barcelona.


Mientras Gonzalo lucha contra el Gran Turco en el Peloponeso, el Rey católico firma el Tratado secreto de Granada 11- noviembre de 1500, con Francia, desencadenando los acontecimientos que llevarán a la segunda guerra de Nápoles.



Bibliografía.

--Historia del Rey Don Fernando el Católico, las empresas de Italia.

Jerónimo Zurita.

--Historia Universal.

J.M Roberts.

-- El Gran Capitán.

José Enrique Ruiz-Doménec