Entrada destacada

El Gran Capitán y el fin de la Reconquista. El nacimiento de un mito….

´ ´No llores como una mujer , lo que no has sabido defender como hombre´´ De esta forma tan cruel le recrimina Aíxa a su hijo Boa...

miércoles, 20 de mayo de 2015

El Gran Capitán y el fin de la Reconquista. El nacimiento de un mito….




´´No llores como una mujer , lo que no has sabido defender como hombre´´

De esta forma tan cruel le recrimina Aíxa a su hijo Boabdil, último Rey del Reino Nazarí de Granada, la pérdida de un reino.




Se acercaba el fin. El fin de una era de presencia musulmán en la Península Ibérica.

El Reino Nazarí llegaba a su ocaso. El último reino musulmán, pronto caería definitivamente en las garras del águila de los Reyes Católicos. Habían sido siglos de presión militar y económica por parte de los Reinos cristianos de la península .

El tira y afloja entre moros y cristianos estaba a punto de terminar. Las luchas por el poder entre diferentes facciones, por una parte los partidarios del emir Abu I-Hasan Alí y de su hermano  El Zagal y en el bando opuesto los partidarios del hijo del emir,Muhammad XII Boabdil, estas luchas internas producen las guerras civiles granadinas, que debilitan al reino,  que junto con el fin de la guerra civil castellana y la unión de los Reinos de Castilla y Aragón en 1469, la apertura de nuevas rutas comerciales del Reino de Portugal y África, debilitaron enormemente al Reino de Granada, que se encerró en sí mismo, esperando ser devorado por el águila de los monarcas mas poderosos de la cristiandad.



Una nueva era estaba a punto de cernirse sobre la ¨piel de toro ¨ la edad moderna empujaba con fuerza .

¿ serian conscientes los Reyes Católicos de su papel histórico?
  

     Escudo de Fernando el Católico posterior a 1513 en la puerta del perdón de la catedral de Granada.


El fin de siglo se acercaba, y con él, la guerra de Granada 1482-1492, donde nuestro héroe tendría un papel destacado, tanto que los reyes le concedieron la carta de merced, el señorío de Órgiva de 26 de septiembre de 1499 por su servicio prestado en esta contienda y en Italia….. acatando los muchos e buenos e leales e señalados servicios que vos, Gonçalo Fernández de Córdova, nuestro capitán e del nuestro Consejo nos avedes fecho e fazedes de cada día, asy en la guerra de los moros enemigos de nuestra santa fe católica e conquista de este Reyno de Granada, como en las partes de Ytalia ….
Vos fazemos merced, gracia e donación para que todas las tales rentas e pechos e derechos e todas las otras cosas e cada una de ellas de suso declaradas e espaçificadas sean vuestras e de vuestros herederos e subçesores por juro de heredad para siempre jamás,….según recoge la merced de los Reyes Católicos del 26 de septiembre de 1499. El Estado de Órgiva lo componían toda una serie de localidades que habían pertenecido a la Taha de Órgiva, a saber la Villa de Albacete, y once lugares Benisiete, Benizalte, Pago, Sortes, Bayacas, Haratalhachín, Carataunas, Bárjal, Soportújar, El Fex y Cáñar, además del lugar de Busquístar que había pertenecido a la Taha de Pitres.

El papel del Gran Capitán en la Guerra de Granada fue destacado, donde demostró sus habilidades como soldado, empezaba a forjarse el mito, como si de un héroe de la antigua Grecia se tratara, nuestro Gran Capitán hace exhibición de sus destrezas en el arte de la guerra. Participa en el asalto de Antequera en el sitio de Tájara, situada en Huetor Tajar, aquí demostró su ingenio y dotes de mando, nada más y nada menos que una máquina de asedio para proteger el avance de las tropas, lo mejor,  la máquina estaba hecha con las puertas de las casas, mantas y corcho, con ella consiguió acercarse a la torre, último refugio de los moros, que inexorablemente cayó bajo el poder cristiano.
Pero donde más se distinguió fue en la toma de Íllora y Montefrío . 

Y de la misma forma, como un excepcional soldado participó en el asalto y ocupación de los arrabales de Loja, donde se encontraba para defenderla el mismo rey Boabdil, que poco antes fue cautivo de los cristianos después aliado y por último enemigo de los Reyes Católicos, para su desgracia.Encerrado en su fortaleza, Boabdil esperaba su fin, pero no osaba rendirse, quería hablar con don Gonzalo para saber a que atenerse, y este por supuesto acepta y pide al rey Fernando que le deje subir a dialogar con el rey de Granada, la rendición de Loja…


                                La batalla de Loja. Sillería baja del coro de la Catedral de Toledo


«Pues el rey de Granada me llama, replicó él, para que le remedie por este camino, el miedo no me estorbará hacerlo, ni dejaré de aventurarlo todo por tal hecho.» 
Gonzalo hace gala de su talante negociador y hace que Boabdil entregue la ciudad de Loja a los Reyes Católicos, obteniendo como le prometió el Gran Capitán una rendición nada despreciable, pudiendo el rey moro irse a sus tierras de Vera y Almería libremente.
Conquistada Loja, ciudad importante para el Reino Nazarí ...´´El Rey acordó de ir mas adelante , é poner real sobre la villa é castillo de Illora , que es quatro leguas de la cibdad de Granada.´´

Íllora cae en manos cristianas el 8 de Junio de 1486, con la decisiva participación de nuestro héroe, al cual le fue suministrada artillería de asedio, para destruir las murallas de la ciudad, y un número de mosqueteros, para cubrir la brecha, que los cañones abrían con gran rapidez.  


                     Restos de las murallas del castillo de Íllora.Foto del Ministerio de Fomento


En gratitud es nombrado alcaide de la villa, por los Reyes Católicos. Así lo cuentan las crónicas …. ´´el Rey les otorgó el seguro , el Alcayde é los Moros entregaron la villa. El Rey mandó á uno de sus capitanes, que los llevase á poner en lugar seguro camino de la cibdad de Granada, é puso por Al- cayde en aquella villa é su fortaleza al capitán Gonzalo Fernandez de Córdova ´´
Sobre la Toma de Montefrío ,26 junio 1486 , cuentan las crónica...´´subió por una escala que estaba arrimada al muro echándose á las espaldas un escudo largo de peón y un capacete por ampararse de las piedras y de las armas que le echaban, asióse de una almena y, muerto los que la defendían, hizo huir á los moros que estaban por allí alrededor.´´




                              El Gran Capitán en el asalto a Montefrío. Obra de José de Madrazo.




                                       Montefrío en el coro de la Catedral de Toledo.

De esta forma con su ejemplo infligía valor y coraje a sus hombres, debieron de quedar perplejos viéndolo subir el primero y aniquilando uno a uno a los defensores que pretendían en vano reprimir el asedio, así seria la escena de valor y coraje que vieron los moros, que debieron  salir despavoridos ante tan heroica hazaña.
Cada día Granada veía como su poder caía en manos cristianas, los baluartes que la defendían, eran tomados uno a uno inexorablemente, devorados por el avance de una nueva era. 
Todas las plazas fuertes del contorno estaban ya tomadas; Loja, Íllora, Montefrio,  Antequera, Tájara, Baza ... y reducida tan solo a  sus murallas, Granada, falta de ayuda y en notable inferioridad, todavía tenia algo aún peor que la envenenaba desde los mismos Palacios de la Alhambra y desde el mismo Albaicín , sus propias guerras civiles para acceder al poder de un reino que como una flor sin agua, se va marchitando hasta llegar a su fin.



                                 
                     
                   







                                         Lombarda utilizada en la Guerra de Granada


Dividida en tres facciones distintas, acaudilladas por otros tantos que se llamaban reyes: Albohacen, Boabdil, su hijo, conocido como rey Chico, y Zagal, hermano de Albohacen, que se apoderó de una parte de Granada después que Boabdil arrojó de ella a su padre. Si el avance cristiano y la toma de todas las plazas que defendían Granada, no era poco, también tenía que enfrentarse a estas guerras civiles  apoyadas por los cristianos.Elmismo Gonzalo había ayudado a Boabdil en su lucha contra el Zagal. Dejando en en bandeja el último reino musulmán de la Península. La ruptura hacia tambalear Granada, mientras el águila acechaba a su presa, ellos ,uno en el Albaicín y otro en la Alhambra, conspirando entre sí dándose batallas, las sangre de los granadinos corría por las  las calles de Granada. La sangre como la esperanza, se desvanecía en un tiempo nuevo que asomaba ya por el horizonte .
Boabdil que ya ni pinchaba ni cortaba,visto por sus vasallos como un títere al antojo de los cristianos, carecía de autoridad para dar órdenes ni mucho menos carácter para hacerse respetar. 
Lleno de ira y dando los últimos coletazos, intentó "quedar bien"con los suyos, e hizo un ataque contra los cristianos, tomó y derribó el castillo de Alhendín, y después puso sitio sobre Salobreña, en vano. Rotos los lazos que tenuemente le hacían respetar por los reyes Católicos, estos decidieron el asalto final.
En 1491 deciden poner fin a la guerra, y construyen el campamento de piedra y ladrillo, Santa Fe, el asedio definitivo estaba ya decidido. En esta última y definitiva etapa, mostró también su valor don Gonzalo, el Gran Capitán, pero en esta ocasión las pasó canutas,  a punto estuvo la historia de perder a tan magnífico soldado. Quizás la musa de la historia Clio, decidiera en el último momento que tenía guardadas para él las más grandes hazañas que jamás podría imaginar un soldado. Todo pasó cuando la Reina se empeñó en ver Granada más de cerca, cosas de Reyes, normal, el paisaje sería espectacular. Don Gonzalo que la escoltaba de los primeros claro está, tuvo que enfrentarse a unos moros que salieron para arruinar las vista a la Reina y pelear. Pobres, no debieron de ver a Don Gonzalo, por que este con sus hombres les infligieron tal paliza que tuvieron que volverse con muchas bajas , y seguro que a toda prisa.
Gonzalo no contento con la jornada, esperó a que salieran por la noche a recoger sus cadáveres, pero salieron tantos y con tanto ímpetu que casi le cuesta el cuello, rodeado por todas partes y su caballo muerto, y sin ayuda de los suyos a punto estuvo de perecer , pero por las cosas del destino uno de sus soldados le dio caballo  y pudo librarse de tantos enemigos.





                                           Rendición de Granada de Francisco Pradilla.



                                 Suspiro del moro, de Francisco Pradilla.


El fin estaba próximo, y los granadinos ya sin recursos, emprendieron las negociaciones para su rendición .
El rey dio orden a Gonzalo y Hernando de Zafra para que ajustaran las capitulaciones, entregándose las llaves de la plaza el día 2 de Enero de 1492, haciendo los reyes su entrada en la ciudad el día 6 de Enero de 1492.



       
 Monumento a Isabel la Católica en Navalcarnero, Madrid. con el Gran Capitán y Boabdil.



BIBLIOGRAFÍA:

Crónica del Gran Capitán Gonzalo Hernández de Aguilar y de Córdoba. Zaragoza 1559.

Crónicas de los Reyes católicos, escrita por su cronista Hernando del Pulgar.

Crónicas del Gran Capitan, Antonio Rodriguez Villa.De la Real Academia de la Historia

López de Ayala, I. (1793). Vida de Gonzalo Fernández de Aguilar y Córdoba: llamado el Gran Capitán.

La Guerra de Granada ( 1482-1491) Miguel Ángel Ladero Quesada.
Dip.Prov. de Granada. 2001.